El talento familiar

Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros juntos.

(Refrán japonés)

Guy Laliberté, tragafuegos canadiense,  abandonó sus estudios de secundaria para viajar por el mundo y aprender diferentes técnicas que pondría en práctica con un grupo de teatro formado por Gilles Ste-Croix en Quebec. Eran malabaristas, bailarines, tragafuegos… que realizaban actuaciones por las calles hasta que en 1984 se consolidaron como empresa llamada Cirque du Soleil.

Cirque du Soleil después de 30 años sigue siendo un ejemplo de empresa innovadora por transformar un modelo de negocio decadente (el circo) en arte y magia. El secreto de su éxito reside en la creatividad y estrategia empresarial, pero son excepcionales en su manera de trabajar en equipo. Contratan artistas, y no a grandes estrellas, que pueden crear coreografías perfectas. 


https://youtu.be/AlReGYX8Kc8


Hay equipos que funcionan de manera parecida, como el Fútbol Club Barcelona, que se nutren de una cantera en la que se potencia el talento de cada miembro que puede ser en unos la rapidez (Messi) o la visión global (Iniesta), para crear un equipo de alto rendimiento.

El éxito viene cuando las personas actúan junta; el fracaso tiende a ocurrir solo  

(Deepak Chopra)                                                                                      

En la familia que nacemos cada miembro tiene unos valores diferenciales que, por las propias dinámicas de la familia, son complementarios de manera natural haciendo que el conjunto sea perfecto sin tener que hacer nada.

Pongamos, por ejemplo, que en una familia el progenitor1 tiene como valor principal la autoridad, el progenitor2 aporta alegría, el hijo mayor es muy responsable y el pequeño empático . 

Si nos imagináramos que estos valores corresponden a los miembros de un equipo de trabajo, en vez de a una familia que tiene que crear un proyecto, seguramente:

  • El progenitor1 se encargaría de asentar las directrices del proyecto y de liderar las tareas;
  • El progenitor2 comercializaría el producto;
  • El hijo mayor podría trabajar en las fases de ejecución;
  • El hijo menor daría visibilidad al proyecto creando la marca y trabajando la comunicación interna y externa de la empresa.

El éxito de este proyecto dependerá de la capacidad de los 4 miembros de poner sus valores al servicio de un talento “sinfónico”.

La familia, que por su naturaleza es perfecta, debe hacerse consciente de su talento familiar tomando como ejemplo otros modelos y seguir unos principios comunes a todos: 

  • Integrar las cualidades de cada miembro: Aceptar las diferencias, reconocer el talento de cada uno y hacer sentir a todos parte del conjunto. 
  • Respetar la autoridad o rol de cada miembro: Los padres son jerárquicamente los líderes de la familia, después el primogénito y así hasta el hijo más pequeño.
  • Los padres deben dar disciplina, protección, libertad y afecto sin pedir nada a cambio. Los desequilibrios en cualquiera de estas dimensiones afectan al desarrollo emocional de los hijos.

Nuestra felicidad dependerá, en gran medida, de la capacidad que tengamos para poner en acción nuestro talento y reconocer su origen.

 

About the author

NOELIA ESTÉVEZ
Psicóloga vocacional, amante de los por qué y en constante búsqueda. La conexión entre todo lo que he hecho y me fascina es el talento. Creo que todos tenemos la capacidad para desarrollarnos en aquello en lo que somos especiales, nos gusta y poder compartirlo con el resto. La educación para mi es la llave que permite que los niños puedan expresar su creatividad y desarrollarse felizmente.
Aporto en Cambiar Educando mi experiencia como psicología clínica y formadora en competencias emocionales a aquellos padres y educadores que quieren aprender cómo facilitar el camino a los niños.

Deja un comentario